lunes, 19 de enero de 2015

Fallece el maestro Ignacio Martín Lozano

Pasado el mediodía de hoy ha fallecido Ignacio, marido de Pilar y padre de Enrique y Elena. Fue maestro del Colegio Virgen de la  Encina, ilustre cervantino (participante activo de las Tertulias Cervantinas de Hoyo de Manzanares) y fiel seguidor colchonero (dejando al Atlético de Madrid a gran altura). Tenía 64 años y hoy ha fallecido perdiendo  su lucha por la vida. Está siendo velado en el tanatorio de Torrelodones hasta mañana a las 21, 00 horas. Después será incinerado en el tanatorio de El Escorial en una ceremonia familiar. Cosas de Hoyo transmite sus condolencias a su familia más cercana, a sus hermanas y resto de familiares.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

D.E.P. Don Ignacio. Gracias por todo lo que nos has enseñado.

Anónimo dijo...

Lo siento muchisimo. Mi pésame a su familia. Fue una gran persona.

Anónimo dijo...

Mi primer tutor en virgen de la encina, gran profesor!!
Mucho animo a la familia :(

Anónimo dijo...

Descansa en paz Ignacio. Mis condolencias a su esposa e hijos. Me voy a acordar muchas veces de ti. De tus migas, de tu atleti...lo siento de veras, recibe mi abrazo allá dónde te encuentres.

Samuel del olmo perez dijo...

Descansa en paz compañero de paseos y tertulias enriquecedoras siempre estarás cerquita nuestra.
Gracias por tanto.
Un beso y mis condolencias a toda la familia.
Una gran perdida

Anónimo dijo...

Lo siento mucho. Compartimos paseos por la Cabilda con Jara y Rumba. Abrazos a la familia.

Juan Antonio Morales dijo...

Descansa en paz Ignacio.
Maestro de tus "letras" y de tu "Atleti". Mi más sincero pésame a su familia.

Anónimo dijo...

Ignacio, dejas un gran vacio. Dificil va a ser olvidarte, por no decir imposible. Hasta siempre amigo. MARIBEL

Anónimo dijo...

Oh Capitán, mi Capitán
Como los alumnos del profesor Keating hicieran en " El club de los poetas muertos", hoy, tus viejos alumnos de séptimo de EGB del Colegio Público de Hoyo de Manzanares, nos ponemos de pie en nuestros pupitres y con nuestras voces de 12 años, gritamos :
OH CAPITÁN , MI CAPITÁN ,
Don Ignacio, gracias por tus lecciones de vida, gracias por enseñarnos a ser mejores seres humanos.

D. Mariano dijo...

Gracias por tu respeto y amistad

Anónimo dijo...

Lo siento enormemente. Una gran persona nos deja, pero siempre quedará el gran recuerdo y todo aquello que nos has aportado y con lo que nos has enriquecido. Echaremos de menos tu presencia en el paseo cotidiano con los perros, esos grandes momentos que hemos compartido, esas conversaciones diversas en las que siempre nos enseñabas algo. Un abrazo enorme amigo. Eduardo.

Anónimo dijo...

Un gran hombre...todos mis repetos

Sonia Brox dijo...

Mi querido maestro de sociales, colega indio rojiblanco, paisanos toboseños "pegaos"...siempre que piense en ti me saldrá una sonrisa. Sonia

Anónimo dijo...

Gracias por tu paciencia, por tus enseñanzas, por las horas que nos dedicabas con tantas explicaciones, por las otras en las que nos llevabas a la Cabilda, por otras tantas que nos leías el Quijote y por las veces que nos regañabas porque no hacíamos los deberes...Gracias por tanto. D.E.P.
Antigua alumna.

Anónimo dijo...

Eras un hombre que no querías protagonismos ni multitudes, pero que tenías muchos frentes abiertos: fútbol, perros, paseos, cartas, ...Te echaremos de menos.

ana dijo...

Gracias D. Ignacio por hacer de su trabajo un recuerdo imborrable para sus alumnos. Con usted aprendieron a amar las letras, a escuchar cómo suena la poesía cuando recitada parece escrita de otra forma. Las mates, esas que todos odiaban, se quedaron en un juego y siempre, siempre, estará su recuerdo en el Virgen de la Encina; colegio singular, en la memoria de todos los padres y de todos los alumnos que para siempre recordarán a su maestro. Porque usted fue Don Ignacio, un maestro. Que Dios le tenga ya en su Gloria.

Ignacio Mollá dijo...

Maestro, te debo mucho no solo por lo que me has enseñado como tu alumno sino como me has guiado en mis primeros pasos de este fascinante mundo que es la docencia, siempre recordaré tus clases magistrales cuándo estuve de prácticas y la forma tan peculiar que tenias de ser que llegabas a todos nuestros corazones.
Nunca olvidaré cuando me dijiste ya no me llames de "Don", ahora ya eres maestro como yo!
Un abrazo fuerte a toda su familia!
Nos deja uno de los grandes.