domingo, 18 de noviembre de 2018

Hoyo de Primera de Aficionados se afianza en la zona alta de la tabla

Hoyo saca tres merecidos puntos en un partido emocionante y se afianza en la zona alta.
Partido de los grandes. De los que no se olvidan. Esta tarde en Majadahonda (donde puso campo el Pardillo a causa de la remodelación del suyo), se vivió una tarde de grandísimo fútbol. Noble, con el balón por abajo, de los que se disfrutan. Ver clasificación.
Empezó el choque con dos estilos bien definidos. Hoyo quería la posesión y la pelota en el pie, mientras que un Villanueva del Pardillo muy bien plantado buscaba acciones más directas al contragolpe. El equipo visitante dominaba, movía bien el juego de un lado a otro del campo, esperando el fallo de la defensa, que concedió muy pocos. Las ocasiones más reseñables fueron de los verdes: primero una que se le fue por muy poco a Malave, y después, una falta maravillosamente botada por Insua, que el arquero Alfonso Penabella sacó de la misma escuadra, obteniendo el reconocimiento de todos los presentes.
Al descanso se llegó con dos equipos que estaban trabajando muy bien. Y la segunda parte cambió.
Hoyo perdió dominio y presencia en favor de los blanquiazules, quienes intentaban buscar rápido las bandas o a su delantero, aunque no llegaban a concretar. Parecía que el partido estaba en terreno de nadie, hasta que, en el minuto 57’, tras un centro desde la banda izquierda, apareció (otra vez) la cabeza de Diego “Fisio” entre dos zagueros, haciendo inútil la estirada del portero y poniendo una justa ventaja en el marcador. A partir de ahí, en su condición de locales, el Villanueva del Pardillo propuso más, los verdes dieron un pasito para atrás y confiaron en su solidez. Con los cambios, los hoyenses metieron jugadores para volver a controlar, y los azulones para tener mayor verticalidad. Se pudo matar el partido tras dos contras clarísimas que quedaron cerca de convertirse, pero los de Pepón se quedaban con la miel en los labios. Parecía que el acta del encuentro estaba visto para sentencia, pero Jose, ex jugador verde, puso un centro desde el costado derecho, que rebotó con muy mala fortuna en el brazo de Berges dentro del área y el colegiado se fue hacia el punto de los 11 metros. Quedaban segundos, y todos se echaron las manos a la cabeza. Pero se escapaba un detalle, estaba Córdoba. Nuestro guardameta se hizo gigante debajo de los palos, sacó la mano más salvadora de toda la Regional madrileña y el partido murió, no se jugaron ni 10” segundos más.
Nuestros jugadores se fundieron en aplausos por la tensión y el agradecimiento de un público fiel que no abandona ni bajo el chaparrón que cayó. 3 puntos de oro antes de la visita de la semana que viene: el Rayo Ciudad de Alcobendas, segundo clasificado y empatado a puntos con Hoyo de Manzanares, que sigue en la lucha.
Condujeron muy bien un partido precioso: Ricardo Aranzana, asistido en los laterales por Antonio Millán y César Barrera.
Jugaron por Hoyo: Córdoba, Mario, Raúl, Orcajo, Berges, Diego, Vasco, Malave, Riki, Insua y Diego “Fisio”. También entraron para dar frescura: Néstor, Carlos Aguirre, Caco y Mateo.
Texto: Pablo Berges
Fotos: Fernando Giráldez

1 comentario:

Ruth López dijo...

Enhorabuena hoyito seguimos haciendo historia aupa todos los equipos de hoyo