lunes, 2 de abril de 2018

Malestar entre los comerciantes por las obras de la Plaza de la Iglesia

Los comerciantes del centro de Hoyo de Manzanares están molestos por las repercusiones que están teniendo las obras de pavimentación y mejora del entorno de la Plaza de la Iglesia en el devenir de sus negocios. A ello se suma el calvario de la Semana Santa, cuando el pueblo ve reducido el número de vecinos por los viajes de vacaciones.
Aunque buena parte de los comerciantes creen que una vez finalizadas las obras, el entorno recobrará y mejorará ostensiblemente el área comercial, piensan en general que se podían haber retrasado a septiembre y que el parking público de Hurtada, 2, que se unirá al de Hurtada, 12, se debería haber habilitado antes. Entre los dos parkings se contemplan más de 100 plazas de aparcamiento público y gratuito en el núcleo central del pueblo.
Como es sabido, las obras, que comenzaron el pasado 12 de marzo, comprenden la calle de la Plaza de la Iglesia (desde la plaza de la Caldereta hasta la calle Hurtada) y la Plaza de la Constitución (desde la calle Juan Carlos I hasta la calle Frontera). Posteriormente, con objeto de la instalación de un Centro de Transformación para el centro urbano se amplía la actuación, con carácter parcial (casi quirúrgico) a la calle Frontera, un tramo de la calle Juan Carlos I y la travesía de San Sebastián, con el fin de legar a la calle San Sebastián en donde se conectará la red con los centros de transformación allí existentes. La superficie total de actuación es de 3.028 m2 (2.864,75 m2 en el concurso) a la que sumamos unos 584 m2 de la ampliación. El proyecto (ver datos básicos) tiene un presupuesto de 762.300 €, con financiación exclusivamente municipal, y está previsto que se realice en cuatro meses.

1 comentario:

Asyut Danza del Vientre dijo...

Hombre, pues dejar unas obras para septiembre muy lógico no es, yo entiendo que los comerciantes se vean afectados ahora por las obras y tengan que hacer un esfuerzo considerable, pero que poquito se paran a pensar en el beneficio que les traerá después. Ya dice el refrán que nunca llueve a gusto de todos, pero lo más razonable es que las obras se dejen para la época del año donde la climatología acompañe más, y es evidente que los meses de calor son los más apropiados porque suele haber menos precipitaciones, y para construir no hay que tener en cuenta la comodidad de las vacaciones de los comerciantes, sino el momento idóneo para que las construcciones tengan la máxima calidad posible con la menor inversión, y recuerdo que Hoyo de Manzanares no es un pueblo rico precisamente y no creo que las obras las paguen solo los comerciantes. Si asi fuese entonces me parecería perfecto que las ejecutasen cuando ellos quisieran como cliente, pero da la casualidad de que aqui el cliente son todos los vecinos de Hoyo, no solo una parte, y se van a quejar justo los que más beneficiados van a salir a la larga. El que algo quiere algo le cuesta, asi que un poquito de paciencia, que ya lo compensarán con creces.